¿En qué situación se encuentra hoy el trabajo remoto en Argentina?

La pandemia generó un fuerte impacto a nivel mundial. Entre los cambios que trajo, el trabajo remoto en Argentina y en el mundo se impuso y cambió la forma tradicional de colaborar dentro de las organizaciones. 

Más de dos años después de la pandemia por COVID-19, sus efectos aún continúan impactando tanto en las empresas como en los colaboradores. Una cosa es cierta: las antiguas certezas respecto de los modos de trabajo dentro de una compañía están siendo reevaluadas, y el futuro del mundo laboral será muy diferente al actual. 

Las nuevas necesidades de los colaboradores, sumadas a un contexto económico y político inestable, se han convertido en un gran desafío. Por eso, es fundamental que las organizaciones estén a la altura de estos cambios para poder atraer y retener el talento que requieren para seguir creciendo.

En base a estas nuevas perspectivas, la posibilidad de optar entre modalidades presenciales, a distancia o híbridas será determinante para lograr la satisfacción laboral de los colaboradores.

El impacto del trabajo remoto en Argentina

Existen diversas investigaciones acerca del impacto del trabajo remoto en Argentina y en el mundo luego de la crisis desencadenada por la pandemia. Una de ellas, llevada adelante durante los años 2020 y 2021 por el Centro de Estudios para la Producción, dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, tuvo como objetivo construir indicadores de trabajo remoto analizando el impacto de la pandemia.

En el estudio se realiza una distribución por sectores de actividad económica, por regiones del país y por género, que resulta interesante para comprender la difusión heterogénea del teletrabajo en el país.

La investigación realiza un análisis del trabajo remoto en Argentina, tomando datos recabados por organismos estatales desde el año 2016 hasta fines del 2020, cuando se vislumbra un aumento importante de esta modalidad. En la relación con el número de trabajadores remotos informatizados, se observó que, hacia fines de 2020, había alcanzado el 49,4%, cuando en el primer trimestre sólo representaba el 7%. 

En términos generales, en el tercer trimestre de 2020 la cantidad de teletrabajadores creció interanualmente en 1,16 millones; es decir, 5,7 veces

Respecto a la distribución del teletrabajo por género, el estudio demuestra que, a inicios de 2020 y antes del impacto de la pandemia en Argentina, menos del 2% de los trabajadores llevaban a cabo sus actividades de manera remota, proporción repartida igualitariamente entre varones y mujeres. 

Sin embargo, al iniciarse el aislamiento, se produjo un impulso al teletrabajo que fue más profundo en el caso de las mujeres: excepto en financiamiento y manufactura, en el resto de los sectores resulta más alta la proporción de mujeres que pasaron a efectuar sus tareas laborales de forma remota.

Además, dentro de la actual estructura económica del país, el teletrabajo se corresponde mayormente con actividades terciarias: el 90,2% del total de la ocupación remota corresponde a cinco sectores de servicios. A su vez, se evidenció que aquellos con mayor tasas de teletrabajo experimentaron una menor contracción productiva, menos retrocesos e incluso, en algunos casos, crecimiento. 

Desde una perspectiva de la distribución regional, el crecimiento del teletrabajo se vio en todas las regiones del país, mientras que CABA superó en más del doble la media nacional. 

La actualidad del trabajo remoto en Argentina

El aislamiento obligatorio impuesto por la pandemia forzó una situación en la cual las empresas y los trabajadores tuvieron que adaptarse rápidamente a nuevas modalidades de colaboración a distancia. Sin embargo, el efecto que produjo es mucho más profundo y trasciende la situación sanitaria. Las prioridades de los empleados han cambiado y sus exigencias también.

Hoy, los colaboradores piden más flexibilidad al momento de iniciar una relación laboral. Distintas investigaciones concuerdan en que el trabajo remoto será una cuestión que los empleadores deberán considerar en todos los casos. 

El estudio “People at Work 2022: A Global Workforce View”, llevado adelante por ADP Research, explora sobre las actitudes de los empleados hacia el mundo laboral actual y lo que esperan del lugar de trabajo del futuro. Para averiguarlo, se realizó una encuesta a 32.924 trabajadores de 17 países, entre los que se encontró la Argentina. 

Al momento de indagar sobre su posición frente al trabajo remoto en Argentina, el 62% de los participantes del sondeo afirmó que consideraría buscar otro trabajo si su empleador lo forzara a trabajar nuevamente de manera 100% presencial.

En el mismo sentido, una encuesta llevada adelante por Microsoft y la Universidad de San Andrés reveló que el 77% de los argentinos prefiere trabajar de manera híbrida; es decir, combinar algunas jornadas laborales desde su casa con otras en la oficina. 

Según el estudio, el 94% de las personas encuestadas priorizará aquellas organizaciones que les permitan trabajar de manera híbrida, en especial las personas de 18 a 34 años (94%) y quienes trabajan en el sector de tecnología (96%). Entre los rasgos más positivos que encuentran en esta modalidad, están una mayor productividad de los equipos (60%) y un aumento del bienestar y el equilibrio personal (81%).

Frente a este panorama, las compañías no pueden mantenerse ajenas. El trabajo remoto en Argentina hoy es una realidad y una necesidad, por lo que será fundamental encontrar el equilibrio que mejor funcione en cada caso particular. 

En Bayton estamos para ayudarte a gestionar tus recursos humanos de la mejor manera. ¡Contactanos!





Compartir nota
Tags