Design thinking: metodologías ágiles para la innovación

Las compañías más exitosas trabajan con design thinking en diferentes áreas para lograr una transformación ágil. En Argentina poco a poco las industrias van adoptando esta disciplina que se transforma en un recurso de aprendizaje constante para resolver problemas de forma creativa e innovadora. Necesariamente los entornos deben ser colaborativos para dar lugar a la innovación y la experimentación, los ejes principales de esta metodología.

Más allá de la creatividad, la innovación marca un vínculo entre una cultura ágil y los equipos de trabajo. Podemos traducir el concepto de design thinking como “pensamiento de diseño” para dar respuestas y soluciones innovadoras orientadas a los usuarios, clientes o empleados. La disciplina se aplica a cualquier campo, cuyo objetivo sean las necesidades de las personas y la mejora de los procesos o negocios. Desarrollemos algunas ideas sobre qué es design thinking y el rol de las empresas para favorecerlo.

Compañeros de trabajo escuchando a su lider hablar sobre metodologías agiles y Design Thinking para la innovación

¿Cómo aplicar design thinking?

En la gestión de capital humano, la empatía es una de las emociones que experimentan los empleados en relación con los otros. En este contexto, el bienestar es un punto clave de human experience en la organización de los recursos humanos. Entonces, trabajar sobre la empatía hará que desarrollemos ideas efectivas que lleven a la interacción de las personas.

Los equipos de trabajo ágiles y colaborativos ponen en valor los talentos individuales y colectivos para llevar adelante los procesos de las empresas. El rol del líder debe impulsar y cultivar el propósito de los colaboradores dentro de la organización y enfocarse en la interacción continua y humana. De esta forma, la empresa pone en el centro de las acciones al empleado y su sentido de pertenencia.

Es necesario trabajar la confianza en el grupo, en el líder, en el coordinador de design thinking. Un liderazgo efectivo debe:

  • estar abierto a favorecer el clima y la escucha;
  • reconocer los esfuerzos de los colaboradores; 
  • crear las condiciones apropiadas para el intercambio de ideas;
  • tener una buena predisposición; 
  • generar propuestas que conecten con las personas.

La actitud es una premisa indispensable como base de una transformación ágil. ¿Cuánto queremos innovar? ¿Cuánto queremos aprender? ¿Queremos enfrentar el reto? Estar dispuestos a reaprender dentro de un proceso caracterizado por la empatía y el entorno colectivo y colaborativo es la esencia para aplicar design thinking en un espacio de trabajo.

Existen diferentes técnicas y herramientas para utilizar en las etapas de design thinking, tales como grupos de discusión, mapa mental, entrevistas cualitativas, usuarios extremos, maquetas, entre otras.

Jovenes riendo en una oficina gracias a la innovación presentada por Design Thinking en su empresa

Etapas de design thinking

Pueden existir diferentes diseños o instancias de design thinking. El proceso más frecuente consta de cinco etapas: empatizar, definir, idear, prototipar y evaluar. Es necesario transitar todas las etapas para aprender, aplicar lo aprendido e incorporar habilidades nuevas, aunque nos equivoquemos. Ese aprendizaje es un aliado para enfrentar las dimensiones del mundo VICA o la revolución tecnológica.

La innovación es un disparador de metodologías ágiles y un pilar para deshechar viejas estrategias, salirse del estado de confort, estar abiertos a las novedades y descubrir oportunidades de desarrollar ideas y negocios sostenibles. Por ello, hoy en día aprender con agilidad es una clave importante en el mundo del trabajo.

Empatizar

Tal como denota el verbo, hay que ponerse en los zapatos de las personas concretas e identificar cuáles son sus necesidades y deseos más relevantes para los cuales vamos a desarrollar una solución. Se establecen los objetivos y las técnicas para recopilar información.

Definir

Se trabaja con la información recolectada que proporcione una nueva mirada sobre el sector involucrado. El liderazgo reflexivo debe cuestionar, favorecer el pensamiento crítico y eliminar los prejuicios. Se definen las necesidades y problemas que requieren nuevos enfoques.

Idear

Los desafíos y tiempos más complejos del mundo VICA ponen de manifiesto los valores, los talentos, las competencias y las necesidades de las personas. De este modo, la idea innovadora puede llegar desde cualquier parte de los equipos colaborativos. El objetivo es generar muchas ideas y no quedarse con la primera.

Prototipar

En esta etapa, las ideas toman forma y se presentan como posibles soluciones a las necesidades. El prototipo pasa por diferentes etapas mientras se identifican puntos de coincidencia o conexión con el usuario e irá evolucionando hasta que ofrezca una solución adecuada.

Evaluar

Con la construcción de una guía de validación, es el momento de dar a conocer la solución y aprender de las devoluciones de los usuarios. Es muy probable que el diseño no esté del todo pulido. Surgirán fallas o carencias, procesos que deban mejorarse. Esta solución puede enriquecerse más aún con una nueva secuencia de design thinking.

Una consultoría de recursos humanos acompaña en este contexto. En Bayton Group usamos design thinking para crear B Strategy, una nueva unidad para desarrollar soluciones a medida para nuestros clientes con metodologías ágiles, disrupción de negocios y HR analytics.

 

Compartir nota
Tags